Sobre mí

¡Bienvenidas a todas!

Me gustaría compartir algún que otro dato sobre mí.

Imagen Sobre Mí

Nací en Valencia en 1987. Mis padres, sin saberlo, escogieron bien mi educación. Crecí en una de las primeras escuelas públicas fundadas por y para una educación primaria de carácter progresista y enteramente en valencià (o català occidental, com vuiguen nomenar-ho). Se lo agradeceré siempre.

Estudié y finalicé mi Licenciatura en Periodismo en la Universitat de València y en la Universidad Carlos III de Madrid. De nuevo, dos entidades ambas públicas y progresistas. De la facultad aprendí que absolutamente todo lo que salga de mi boca, lenguaje corporal, boli o teclado debe transmitir, al menos, un valor. Fuí certificada para manejar esa poderosa herramienta que es la comunicación. Manejarla en el mejor de los sentidos. Y manejarla para bien. Efectiva. De atracción. Para mantener o para cambiar las cosas.

Aunque he trabajado lo que he podido desde los 16, profesionalmente crecí en la televisión. Radiotelevisió Valenciana (DEP). Resultará curioso, pero mientras esta institución pública era derrumbada, tuve unos compañeros (tanto noveles como veteranos), en Valencia y en Madrid, que me empujaron a aprender más, trabajar duro y a progresar.

Mis últimos cinco años fueron desde Malta, donde aprendí a comunicar en inglés para The Malta Independent on Sunday escribiendo artículos especializados en Business&HR (Negocios y Recursos Humanos), a Oriente Medio. Dubái… esa tarada mezcla entre la Edad Media y Las Vegas me enseñó mucho. Trabajé para una aerolínea de fachada musulmana y cerebro británico. Aunque aparqué el ejercicio de la comunicación, aprendí de una compleja organización y de cultura corporativa, de un poco de 6 continentes al mes, de más de 500 pasajeros de más de 160 nacionalidades cada tres días. Aprendí que empatía y adaptabilidad son innatas y de extremo valor para cualquier negocio. Y me dieron el pase a la worldclass. Y más progreso.

Y, ahora, muy feliz de volver al mundo de la comunicación y a España… ¿Por qué este blog? Porque supongo que puedo decir que, al final de mi veintena, soy una mujer certificada para contar aquello que yo considere que puede mejorar la vida de otras, o almenos alegrarla. Y porque toda mi vida ha ido ligada a la palabra PROGRESO.

Ahora bien… ¿qué dicen otros sobre mí?

Los árabes dijeron que yo era una flor. Mi madre dijo que, además, me parecería a Yasmina Aga Khan, hija de la actriz Rita Hayworth y el príncipe Aly Khan, cuando ésta bajaba misteriosa y elegante de su avión privado para asistir al funeral de su madre en 1987. Ahora dice que soy buena en todo, pero que debería ponerme límites. Me exijo demasiado.

Mi horóscopo cáncer dice que soy extremadamente sensible, protectora, no tengo término medio (blanco o negro) y que tengo una gran capacidad imaginativa. Que no me gusta el fracaso, los consejos y las situaciones de conflicto. Del trabajo dice que me gusta saber las opiniones de los demás y puedo llegar a ser una excelente periodista, escritora o política (menos mal). En general, debido a sus capacidades, un cáncer en realidad es un camaleón. Puede hacer de todo, y triunfar en ello.

Mis amig@s creen que no puedo estarme quieta, que soy una cazadora de experiencias y que tengo un gran sentido del humor. Que pienso demasiado y, de nuevo, me exijo mucho. La mayoría me llaman Yas o Yasmi.

El hombre que me quiere en la actualidad  dice que tengo la mirada antigua (¿?), que cuando razonamos – no discutimos – lanzo Reales Decretos Ley – y que soy genial, elegante y sofisticada. Para posteriormente añadir que acepta mis defectos, que ni se para a pensar en los que son. «Me gustas en tu conjunto». Y punto.

Me llaman millenial, miembro de la  Generation Y, Generation Me, Echo Boomers o Peter Pan Generation. Algunos piensan que soy una malcriada, narcisista que quiere cambiar el mundo, apolítica y carne de selfie y red social. En fin, que soy miembro de la peor generación. Supongo que esto será así, hasta que lleguen los siguientes a los que criticar, los de la Z.