6 valores que mi mejor amiga ha aprendido viajando sola

Existen dos líneas. El transcurso de la vida y cómo va reaccionando tu persona. Mi mejor amiga paró para tomarse pulso en un punto en el que el transcurso de la vida parecía a simple vista excelente, pero su persona y su feminidad habían sufrido un desgaste también de nota. Por los motivos que sean, este aspecto no es el eje del post. La cuestión es que se automedicó de la mejor manera: montando una bag pack concienzudamente impecable y viajando sola. Ya lleva cuatro meses.

«¡Qué vida te pegas!», «viajar sola es peligroso para una mujer» o «estar unos meses de viaje puede afectar negativamente a tu carrera profesional» son la voz del pueblo ante este tipo de iniciativas. Con este post pretendo barrer en zigzag los juicios verbales erróneos sobre viajar sola durante unos meses y animar a otras a hacerlo. Ahí van los seis valores (se podrían contar más) que mi mejor amiga ha aprendido viajando sola.

1. Presentarse a sí misma

Por primera vez en su vida, se ha presentado a sí misma. Este es uno de retos personales más temibles que se puede plantear alguien. Abandonó la protección de su hábitat europeo y la certeza de contar con una lista de rasgos que la caracterizan como mujer (un porcentaje de la cual viene descrito por la gente que la rodean).

Planteó un lienzo en blanco que ella y sólo ella ha tenido que pintar con momentos perdición y otros de claridad. Pero a su regreso, no habrá hueco para la duda, ya que se está conociendo de verdad a sí misma y en primera persona.

La mayoría de mujeres deja este mundo sin realizar este duro pero inteligente ejercicio: tomarse un tiempo para un escaneo personal, acompañarse de la absoluta soledad y aceptarse tal y como una es. Y nadie más influye en este proceso.

Mi mejor amiga en una de sus aventuras viajando sola
«Si no te gusta dónde estás, muévete ¡No eres un árbol!». Leído por ahí y aplicable al caso.

2. Optar por la simplicidad

A pesar de que no he visto una mochila (bag pack) más completa y organizada que la suya en mi vida, mi mejor amiga optó por llevarse consigo el mínimo indispensable y confeccionar un presupuesto estricto por día.

Además, está viajando a lugares donde no reinan la superabundancia y los black fridays, sino todo lo contrario: allá donde hay poco, pero no echas de menos nada.  La belleza de un nuevo entorno, amabilidad, aprendizaje, sonrisas, buena comida y cama no faltan. Y, eso es todo. Y, se es feliz.

Ya lo he comentado en otras ocasiones, pero no me cansaré de repetirlo: optar por el minimalismo es una de las mejores tácticas de vida.

3. Actitud resolutiva

No le ha quedado otra. Si se te empapa la mochila de chinches, o planteas una solución o las llevarás tras de ti por el resto de tus días y te picará hasta el iris. Una comida mal encajada, y sólo te queda apañártelas con algo de ayuda médica, una bebida isotónica y  la canción de Piel Canela de Bobby Capó: …y tú y tú y tú y solamente tú.

En un viaje de largo periodo y alejada totalmente del concepto resort, los problemas y las decisiones a tomar también afloran. Y en un principio, tienes que contar con que nadie te va a ayudar. Estos ejemplos le han sucedido a ella y son ligeros, pero prueba a perder el pasaporte o a ser robada en un lugar remoto que no esté cerca de una metrópoli.

A su regreso serán anécdotas que contar a amigos y familia, pero una mujer debe poner la máquina de alta resolución para pasar alguna que otra complicación inesperada.

4. Flexibilidad, adaptación y tendencia a adorar la diversidad

Una vez se alejó de la popular «zona de confort», uno de los primeros signos de evolución que mi mejor amiga me ha mostrado es ser más flexible que el bambú.

Ir saltando cada semana de sociedad en sociedad y entre diferentes climatologías y geografías ha puesto a prueba su capacidad de adaptación en un tiempo récord. Esta poco generalizada cualidad sólo se alcanza si tienes la mente abierta, reseteada y crees firmemente que la más grande maravilla del mundo es la diversidad. Sólo le queda aprovechar y aprender todo el tiempo de la virtuosa diversidad, ya que la curiosidad humilde hacia todo lo que sea diferente le va a acompañar toda la vida.

La impecable organización de mi amiga viajando sola
Prueba de que la bag pack de mi mejor amiga era impecable en lo que organización se refiere.

5. Descubrir que el mundo es seguro

La televisión y la sociedad patriarcal tienen la culpa de que se asocie viajar sola con situación de peligro inminente.

Mi mejor amiga estaba nerviosa los días previos al despegue como mera reacción del organismo hacia lo desconocido. Y posiblemente también estaba aquejada de intranquilidad como consecuencia de los miedos inyectados desde que era niña.

Hablamos constantemente, y todavía no he oído «me siento insegura en este u otro lugar». El día a día del mundo es más seguro de lo que nos cuentan y una mujer sin miedo es un gran fichaje.

Aún así, es conveniente jugar a las superheroínas después de leer lo que tiene que decir el Ministerio de Asuntos Exteriores español  con respecto a los países de destino.

6. Dar a cada cosa la importancia que tiene

He dejado la mejor para el final. Este número seis considero que es resultado de aplicar los cinco valores que menciono arriba.

Ni más ni menos. Darle a cada hecho que acontece la importancia y despacho de energía que realmente se merece ha hecho que mi mejor amiga se libre de la primera causa de estrés en la mujer del Primer Mundo.

Se ha alejado de la perspectiva Occidental por antonomasia de complicar situaciones que a priori son simples. En un solo check-in abandonó la categoría de «gata dramática».  Y sinceramente deseo que sea uno de sus valores más perennes.

Este post viene directamente influenciado por el amor que le tengo a mi hermana de alma. Sin embargo, nadie me podrá jamás discutir que, viajando sola, mi mejor amiga va a volver a casa con atractivos dividendos. Eso sí, echa de menos Valencia desde el día número 15. De eso no la culpo.

Gracias por la lectura. ¡Te invito a continuar!

 

 

 

 

 

Una respuesta a “6 valores que mi mejor amiga ha aprendido viajando sola”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *